17

nuevos articulos

Viernes, 15 Enero 2016
Publicado por

JOSEFINA FIEBELKORN: "SOY FELIZ COMO ACTRIZ Y ESPERO SER UNA VIEJA SABIA"

La nueva apuesta juvenil de TVN, que ya protagonizó “Vuelve temprano” y “Matriarcas”, no quiere ser estrella de un día. Tiene ansias de crecer en lo profesional y como persona.

Por: Miljenka Gluscevic

Integrante de una familia conservadora, Josefina Fiebelkorn siempre soñó con ser actriz, a pesar de que entre sus parientes no hay antecedentes vinculados al teatro. A sus cortos 24 años, ya fue rostro de TVN en “Vuelve Temprano” y “Matriarcas”. Además de la actuación, también le apasiona la música y participó en el musical “Peter Pan” y en el de “Los 80”.

Su llegada a la TV fue rápida e inesperada: “Estaba lavando platos en un café, cuando me llamó la Moira Miller (directora de casting del canal), y yo como ¿¿Aló?? Fue súper caótico, porque no había señal. La llamada se me cortó. Tuve que salir corriendo a la calle para poder hablar. Sabía lo que una llamada de ella podía significar”, cuenta Josefina.

Risueña y sencilla, esta actriz habla aquí sobre los duelos más difíciles que le ha tocado enfrentar y las grandes satisfacciones que le ha entregado el teatro.

Josefina Fiebelkorn.indd

–¿Cuáles han sido los desafíos más grandes?

–En mi caso particular, creo que el desafío más grande fui yo misma (se ríe). Sí, porque tienes que aprender a trabajar contigo. Yo soy súper autoexigente. Me gusta hacer las cosas bien, y eso no siempre es lo mejor para el arte o para actuar.

–¿Quiénes son tus actores favoritos?

–La Catalina Saavedra es una actriz que siempre goza y ama lo que hace. Tuve la posibilidad de conocerla, porque estuve con ella en “Matriarcas”. La Cata es seca. Como actriz, disfruto actuar con ella y, cuando pasa eso, es porque ya alguien es realmente bueno.

“La clave de este oficio es disfrutar lo que uno hace. Por eso, creo que no sirve mucho ser divo o tener mucho ego”.

Josefina Fiebelkorn.indd

–¿La humildad es la receta?

–Sí. Tú nunca eres tan importante. Es mucho más importante lo que tienes que decir, lo que tienes que hacer, sentir con quién estás ahí… Pucha, a veces uno se confunde. Si logras hacer bien un personaje, ufff, se te infla el pecho y uno se cree altiro lo mejor, pero después te das cuenta de que, oye, a nadie le importa tu vida. Hay que tratar de ser más real. Un actor debe ser una persona completa en muchos aspectos y equilibrada. Lograr eso requiere un nuevo esfuerzo todos los días.

–¿Cómo ha sido la escena más difícil que te ha tocado hacer?

–Grabar la primera escena de “Vuelve Temprano” con la Amparo Noguera (mi mamá en la teleserie), porque ella es mi referente máximo, la amo, la encuentro seca y fue impactante verla. Al principio me quedaba mirándola y no quería que se me saliera el “fan” que tenía adentro. Me tenía que comer lo que estaba pensando: “¡Qué bien lo hiciste!”, “erí muy seca”, o “me encanta como actúas“. Quería estar como súper… (aclara su garganta y engola la voz) profesional, ¿cachai?” (se ríe).

“Mi personaje tenía que llorar, pero en mi cabeza me estaban pasando demasiadas cosas. Me costó mucho conectarme. Al final me pasó que miré a la Amparo a los ojos  y me di cuenta que ella también estaba en un espacio de profundidad tal, que pensé: ¡Oh, qué lindo! Y se me cayeron las lágrimas. O sea, pude llorar pero de puro romanticismo, de estar agradecida también de estar ahí en ese minuto”.

–¿Tu escena más divertida?

–Con Emilio Edwards, que hacía de Alexis Santis en “Matriarcas”. En un minuto estuvo medio tenso el ambiente, porque las escenas no salían bien. A Emilio le tocaba salir. Ya estábamos en esa hora poto, en que tú dices: “No sé de qué se trata esta escena, pero me la sé. Él entró y estaba súper enojado. Yo tenía que hablarle sobre una firma de abogados llamada Santorini. Me confundí y le dije San Paoli. Ahí nos matamos de la risa. Nos tuvimos que ir para atrás del set. Y mientras más se enojaban los demás, nosotros más nos reíamos.

Josefina Fiebelkorn.indd

–¿Cómo manejaste el cambio desde que la gente te empezó a reconocer?

–Al principio me asustaba que la gente me mirara tanto. Estaba en el supermercado comprando con mi pololo y veíamos a la gente que se daba vuelta o que se te acercaba como piola a mirarte la cara. Yo me preguntaba ¿qué onda?

–A tu pololo, Jorge Arecheta, ¿lo conociste en “Vuelve Temprano”?

–Nos conocimos en el teatro, iba a ver obras y siempre nos topábamos ahí. Además, él era ayudante en el ramo de la Manuela Infante en la Católica. Yo lo veía y era como: “¡Qué mino, qué mino, qué mino!”. Pero pensaba que no me iba a pescar. Un día se dio y empezamos a salir.

“Me encanta como actúa. Es seco. Trabajar con él es lo mejor que me ha podido pasar. Tenemos una relación bacán, pero súper independiente. En la vida somos un pack, pero en el trabajo cada uno toma los caminos que prefiere. Eso nos ha permitido crecer”.

–¿Cómo miras el futuro?

–Hoy estoy enfocada en priorizar las cosas que quiero hacer versus las que tengo que hacer. Quiero retomar la música, el piano, el canto. A futuro me encantaría hacer cine, teatro. No me interesa ser una estrella que dura un día. Me interesa ser una actriz, y una actriz de este país, que no es Hollywood, que no es Argentina. Para eso hay que descubrir el lugar que te acomoda y el tipo de proyectos que te convoca.

“Tengo anhelo de conocimiento. Soy feliz como actriz y me encantaría ser de esas viejas sabias que pueden y saben aconsejar. Además, siento que yo ya tengo un alma vieja”.

"Los personajes no son los difíciles, si no que es uno el que a veces no sabe como interpretarlos.”

 “Tengo anhelo de conocimiento. Soy feliz como actriz y me encantaría ser de esas viejas sabias que pueden y saben aconsejar. Además, siento que yo ya tengo un alma vieja”.

 

Leer articulo completo